Agenda

CARTA DE RECHAZO A LA PRESENCIALIDAD – COMUNIDAD DEL CERA

La Comunidad Educativa de la Escuela de Cerámica N°1 rechaza rotundamente la pretendida vuelta a clases. Una vez más, el Gobierno de la Ciudad tomó una decisión sin tener en cuenta a las comunidades educativas, la situación de les docentes, familias, alumnes, directivos etc., poniendo en riesgo la salud de todes les integrantes de la comunidad.

¿Por qué la medida resulta inapropiada, falaz y peligrosa? Estas son las razones:

1) DESCONOCE EL TRABAJO DE ESTUDIANTES Y DOCENTES EN PANDEMIA.
El protocolo enviado a las escuelas, contenido en la resolución RESFC-2020-4-GCABA-MEDGC, menciona reiteradamente que el objetivo de la medida es la revinculación de los/as estudiantes a través de actividades no escolares y profundizar el acercamiento entre la escuela, estudiantes y familias.
A su vez establece que el docente a cargo de cada burbuja (grupos de hasta diez estudiantes): “ayudará, a través de propuestas flexibles y dinámicas a que los estudiantes recuperen progresivamente el oficio de estudiante en el ámbito escolar, y también a que incorporen rutinas que favorezcan la adquisición de aprendizajes significativos en el marco de una modalidad de estudio combinada.”
Presuponer que la mayoría de les estudiantes se encuentra desvinculada de la escuela y que necesita recuperar sus hábitos de estudio es no tener en cuenta y desvalorizar el arduo trabajo que vienen haciendo les estudiantes en la virtualidad para seguir las propuestas pedagógicas, para organizar sus tiempos, priorizando los espacios de construcción y reflexión colectiva e individual a partir de las diversas actividades que se proponen desde cada materia o en forma integral.
Asimismo, niega el trabajo de acompañamiento y sostén de las trayectorias educativas que docentes, preceptores y autoridades venimos llevando adelante en pandemia, repensando y reinventando las estrategias pedagógicas. Además ignora los esfuerzos que viene realizando la comunidad toda para mitigar los obstáculos que muchas familias tiene para sostener el vínculo pedagógico, y que debiera resolver el Estado. Un ejemplo de ello es el Changuito Solidario del Cera, que realiza la compra solidaria de bolsones de alimentos, el acompañamiento afectivo a las familias, la búsqueda y distribución solidaria de dispositivos que permitan la conexión de los estudiantes, etc.

2) NO RESUELVE LA SITUACIÓN DE LES ESTUDIANTES QUE HOY NO ESTÁN VINCULADOS CON LA ESCUELA.
La resolución establece que se les contactará “a través de los diversos medios habituales de comunicación utilizados por el establecimiento educativo”, mecanismos que les docentes ya hemos puesto en práctica y que no han funcionado. Si hubiera una verdadera intención de revincular a eses estudiantes, deberían instrumentarse los medios para garantizarles la conectividad.
La conectividad no es gratuita ni para docentes ni para estudiantes, lo que nos obliga a pagar por ella, y esto significa que aquelles estudiantes que no cuentan con dispositivos o poseen una baja conectividad queden aislades.

3) LAS TAREAS QUE SE LLEVARÍAN ADELANTE NO SON PEDAGÓGICAS.
Se propone la “realización de actividades educativas no escolares”. Esto significa que no se tiene como objetivo fortalecer las trayectorias escolares de les estudiantes, acompañarles en sus tareas y/o en la comprensión de algunos temas. Por tanto, no resuelve las dificultades les estudiantes que adeuden tareas, que necesiten acompañamiento para la comprensión de los temas o presenten alguna otra dificultad que les impide tener continuidad pedagógica.

4) INTERRUMPE LA CONTINUIDAD PEDAGÓGICA DE LES ESTUDIANTES QUE SÍ ESTÁN VINCULADOS Y CUYOS DOCENTES ESTÉN AFECTADOS A LA PRESENCIALIDAD.
Dado que el protocolo establece el formato de aulas burbujas (cada docente debe acompañar a un único grupo de diez estudiantes), les docentes solo podrán dedicar sus horas de clase para acompañar con actividades de revinculación al pequeño sub-grupo que les tocó, es decir, solo una parte de un curso. Según informó la directora del área, el resto del curso que no está en esa burbuja, quedará a cargo de otros docentes, interrumpiendo así las continuidad pedagógica de la mayoría de les jóvenes de ese curso a poco más de un mes de terminar las clases.
Por otra parte, el docente que realice tareas en la presencialidad no deberá continuar con las actividades virtuales tal como las viene llevando a cabo hasta ahora. Esto significa que la continuidad pedagógica de les estudiantes que están trabajando con esfuerzo en la virtualidad se verá interrumpida.
Aún no hemos recibido respuesta del Ministerio sobre quiénes serán les docentes convocados, cómo se resolverá la necesidad de cubrir actividades presenciales con docentes que están trabajando virtualmente y que no pueden desdoblarse, ni de dónde saldrán las horas extras para acompañar al resto del curso.
Por otra parte, dadas las dimensiones de nuestra escuela y la organización en aulas burbujas, cada estudiante iría a la escuela uno o dos veces –no más– antes de la finalización de clases. ¿Qué revinculación puede hacerse en unas pocas horas y qué acompañamiento serio podría recibir une estudiante en tales condiciones? Casi nulo, a cambio de poner en riesgo su salud.

5) NINGÚN TRABAJADOR DOCENTE Y NO DOCENTE HA SIDO CAPACITADO RESPECTO DE LOS PROTOCOLOS DE SEGURIDAD Y DESINFECCIÓN. Es decir que no está garantizado que estas normas se aplicarán correctamente. Asimismo no hay suficientes trabajadores no docentes para llevar a cabo las tareas de desinfección que propone el protocolo. Por lo tanto, no están garantizadas las condiciones de salubridad para quienes asistan a la escuela, sean estudiantes, docentes o no docentes.

6) NO ESTÁN GARANTIZADAS LAS CONDICIONES DE INFRAESTRUCTURA PARA EL DESARROLLO DE ACTIVIDADES PRESENCIALES.
– Les estudiantes realizarán estas actividades no escolares en el patio, al rayo del sol durante la jornada que va de una y media a cuatro. El GCBA solo ofrece repelente y pantalla solar para cuidar a quienes estén expuestos a esta situación. Esto no es suficiente.
No han llegado a las escuelas los implementos de higiene y seguridad necesarios para garantizar la protección de estudiantes y docentes. Y la experiencia de las distintas entregas de viandas nos ha demostrado que no hay nada que garantice su llegada a tiempo.
El Ministerio de Educación ha tenido siete meses valiosísimos para pensar un verdadero plan de reacondicionamiento de las escuelas, que permita un retorno a la presencialidad seguro, y cuya implementación podría estar llevándose a cabo ahora, que están habilitadas las actividades para la construcción. ¿Qué está haciendo para eso? Nada en absoluto.

Queremos volver a las aulas cuando sea seguro. Mientras tanto, seguimos exigiendo que el Gobierno de la Ciudad provea a les estudiantes los elementos necesarios para abordar las clases virtuales desde el hogar, entregando computadoras y garantizando conectividad sin dejar a ningún estudiante fuera de la escuela pública. Que estudiar no sea un privilegio, ¡es un derecho!

Proponemos comenzar ya mismo a pensar y planificar la vuelta a la presencialidad para el año 2021. Para ello, que se tenga en cuenta las necesidades de cada escuela, mediante un verdadero trabajo conjunto entre las comunidades educativas y el Ministerio de Educación. Preparar con antelación las clases presenciales del próximo año es fundamental para cuidar la salud de todes.

#larretayacuñanonoscuidan
#compusyconectividadparatodes
#alaescuelaenpandemianovolvemos
#tarjetaalimentariaestudiantil
#pagoyadelabecaestudiantil
#alimentosdecalidadparatodaslasfamilias
#subsidioparafamiliassiningresos

Comunidad Educativa por El Cera en Bulnes

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1304274536576925&id=788527071485010


Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, null given in /www/sistemaseconomicoscomparados.com/Ceramica1/wp-content/themes/vmagazine/inc/vmagazine-functions.php on line 1002